www.tictoc.es

Blog

–Sigue andando muchacho, no te quedes mirando –dijo su madre, al mismo tiempo que tiraba fuerte de su brazo.

Se hizo tarde. Ella lo sabía, se lo habían dicho mil y una veces. Estate atenta, no seas una inconsciente. Siempre pensaba que su familia se preocupaba en exceso.
  • 1